Transferir un solo embrión y reducir embarazos múltiples, desafíos de la fertilización asistida

Mundo Halitus

Inicio - Mundo Halitus - En Los Medios

Por: Noticias De | 03/07/19

Transferir un solo embrión y reducir embarazos múltiples, desafíos de la fertilización asistida


Transderir un embrión

Transferir un único embrión y lograr una gestación exitosa es uno de los desafíos actuales de los tratamientos de fertilización asistida, que “ya es posible en algunos casos” y cuyo objetivo es reducir los embarazos múltiples, afirmó hoy el especialista en medicina reproductiva Sergio Pasqualini.

El presidente de la Fundación Repro y director científico de Halitus Instituto Médico contó a Télam que desde el primer nacimiento in Vitro, en 1978, hubo muchos avances en reproducción asistida, pero que “en los últimos tiempos el énfasis está puesto en tratar de evitar los embarazos múltiples”.

“El reloj de la ciencia no se detiene y los avances en el campo de la fertilidad siguen creciendo. Hasta ahora los mayores esfuerzos estaban centrados en la recuperación de ovocitos y la transferencia embrionaria, y, en última instancia, en el logro del embarazo”, describió.

Pasqualini aseguró que “eso cambió”, y que hoy se recurre más a una “estimulación moderada, al ciclo natural y al desafío de reducir la cantidad de embarazos múltiples sin restarle posibilidades a la pareja”.

“Así, el éxito de un tratamiento está fuertemente ligado a la evolución de la fertilización in Vitro y es el motor para lograr el nacimiento de un único bebé sano y a término”, precisó.

Consultado sobre la viabilidad de la transferencia de un único embrión, el profesional señaló que “es posible en algunos casos, dependiendo de la calidad del ciclo”.

“De esa forma, la disminución de los riesgos de embarazo múltiple y sus complicaciones es significativa transfiriendo un único embrión y, en todo caso, criopreservando aquellos que evolucionaron hasta el estadio de blastocisto, -el más avanzado, que ocurre cinco días después de la fecundación- para futuros intentos”, sugirió.

Eso es posible -continuó- “porque hubo avances en la regulación de las estimulaciones ováricas, la obtención de un mayor número de embriones de alta calidad y un mayor conocimiento sobre el desarrollo embrionario, que ayuda a seleccionar los más idóneos para la transferencia”.

Preservar la fertilidad “antes de los 35 años es la mejor manera de concretar el deseo de la maternidad en el contexto en el que cada mujer lo decida, sin poner en riesgo su salud ni la de su bebé”, completó Neuspiller


Link Noticia Original