Succionador de clítoris: por qué sirve para romper el tabú de la masturbación

Mundo Halitus

Inicio - Mundo Halitus - En Los Medios

Por: Clarín | 05/12/19

Succionador de clítoris: por qué sirve para romper el tabú de la masturbación


Satisfyer: el apaato sexual succionador de clitoris

Conocido también como Satisfyer -por una de sus marcas-, un aparato sexual sin forma fálica empezó a derribar prejuicios.

La masturbación masculina está anclada en el imaginario social desde siempre. Ellos lo dicen: en las charlas con chicas y chicos sobre sexualidad ninguno lo esconde, es un sobreentendido que forma parte de la vida misma. ¿Y ellas? Desde hace meses, un aparato sexual sin forma fálica, el llamado “succionador de clítoris“, empezó a derribar los tabúes sobre la masturbación femenina. En Europa es un boom, y también lo es en Argentina, donde el interés de este juguete sexual, discreto y sin forma fálica, se alimenta por los comentarios boca a boca y está en franco crecimiento, ya sea en ventas como en comentarios en redes sociales, y fuera de ellas.

El succionador de clítoris -también conocido por una de sus marcas comerciales, Satisfyer-“trabaja con ondas, es una sensación similar a lo que se siente cuando ponés la mano encima de un parlante, y lo que genera es una sensación de succión sobre el clítoris. El succionador no se mueve, es decir, una vez que ‘encontrás’ el clítoris con la punta del succionador, se deja en el lugar y se pueden regular diferentes velocidades o intensidades”, explica a Entremujeres Clarín Mariana Kersz, psicóloga y sexóloga. “Es increíble el efecto que tienen”.

La tendencia marcada por ese tipo de juguetes sexuales, en general, está muy relacionada con el empoderamiento femenino que tuvo lugar durante los últimos años, y que desterró la idea de que deben tener forma fálica para proporcionar placer.

Si se tiene en cuenta que el 30% de las mujeres no llega al orgasmo y una de cada 10 nunca lo tuvo, según un estudio de la UBA, se puede entender por qué este tipo de avances resultan importantes. Según el estudio realizado en las salas de espera de los consultorios del Hospital de Clínicas, la traba de las argentinas para llegar al clímax es que muchas desconocen el “derecho al placer”.

Francesca Gnecchi, periodista especializada en sexualidad y directora de Erotique Pink

En la misma línea, Kersz asegura que “está ayudando a quebrar el tabú de la masturbación, en parte, porque no tiene una forma fálica y está orientado directamente al clítoris. Eso rompe un poco con esta cosa de que el vibrador tiene que tener una forma fálica para complacer a la mujer, y lo cierto es que no”. Y sentencia: “El succionador vino para quedarse”.-donde también pueden conseguirse-, coincide con la existencia de un aumento del interés en el producto y dice que en nuestro país ya se venden desde hace un año y medio. “Satisfyer es la marca principal; hay distintos modelos: además del tradicional, que fue el primero que salió y tenía forma de pingüinito, hay con forma de cartera, o con un vibrador rabbit. Se destaca por ser más amigable y estético, ya que algunos parecen una depiladora o una maquinita para limpiar el cutis, nadie puede saber lo que es, y sirve para aquellas mujeres que tiene tabúes, ya que sale de este falocentrismo que tenían antes los juguetes”, asegura la especialista a Entremujeres Clarín. La gran mayoría de los tipos de succionadores que se venden son waterproof, es decir, resistentes al agua, por lo que se pueden usar en la ducha o hidromasaje.

Un boom dentro y fuera de redes

El fin del tabú, la apertura de los comentarios sobre el placer sexual de las mujeres están siendo intergeneracional, según indica al diario La Vanguardia la psicóloga clínica Carme Sánchez, autora de El sexo que queremos las mujeres. Y cómo disfrutarlo.

El boca a boca que se ha creado en torno a este aparato tiene un punto liberador, subraya, que permite este diálogo entre todas las mujeres. La masturbación femenina entra así en el debate cotidiano, y a través de un órgano sexual cuya única función es dar placer, y sólo a ellas. Es que “aunque siempre habíamos oído de hablar de dildos y vibradores fálicos y hablábamos de ellos, pocas éramos las chicas que lo hacíamos abiertamente sobre la masturbación. Ahora, se está empezando a hablar de la salud sexual con naturalidad”, dice Patricia Cervantes, cofundadora de una startup que desarrolla un vibrador wearable, a dicho diario.

Algunos negocios de juguetes sexuales buscaron la complicidad de algunas ilustradoras –como Moderna de Pueblo o Lola Vendetta– vinculadas al movimiento feminista para que las ayudaran a popularizar los succionadores.

Salud sexual

La doctora Beatriz Literat, sexóloga de Halitus Instituto médico, explica que, en un principio, la utilización del vacuum clitoriano, o succionador de clítoris, “se utilizó con el objeto de ayudar a mujeres con problemas de orgasmo de primer grado, es decir, mujeres anorgásmicas primarias, que nunca habían experimentado el orgasmo ni se habían masturbado ni sabían cómo funcionaba su respuesta sexual. También hay estudios -sobre todo, en el exterior- sobre su utilización en mujeres con esclerosis múltiple o daños en la médula espinal donde había parestesias o problemas de parálisis del tren locomotor inferior, y los estudios fueron positivos porque se lograron efectos similares a los que se lograba con el vacuum de pene, es decir, que se congestionara la sangre, se acumulara en la zona y, por ende, que la mujer lograra tener un reflejo orgásmico. Hoy día lo que he podido ver es que se consiguen estas como ‘aspiradoras diminutas’ que permiten el efecto de vacío que logra que se acumule la sangre en la zona”.

Si no estáis entendiendo todavía que el boom del satisfyer es porque han creado un aparato no-fálico que realmente estimula a la gente con coño y por primera vez nos hemos abierto todas a hablar de que nos masturbamos y lo hemos naturalizado es que estáis perdidísimos https://t.co/jrFhiIJpTI

— Clara Duarte (@Watoreon) November 21, 2019

¿Qué cuidados o precauciones hay que tener? “Al ser un aparatito de vacío, hay que utilizarlo con mucha prudencia y siguiendo las indicaciones correspondientes, bajo control médico y mucha habilidad, porque siendo el clítoris también un órgano pequeño y delicado podría generar hematomas o efectos indeseables”, detalla Literat.

“El clítoris es muy sensible, por lo que hay mujeres a las que les encanta la succión de este tipo de productos y hay otras a las que les parece un poco invasivo -describe Gnecchi-. Estos productos -de uso externo- se pueden regular y tienen muchas funcionalidades en cuanto a la velocidad y la forma de regular la succión. Esto hizo que muchas mujeres vengan a buscar este producto como su primer juguete sexual”.

Los precios varían mucho dependiendo del modelo y marca, pero los más básicos comienzan en tres mil quinientos o cuatro mil pesos.

Es relevante, así, el éxito de un dispositivo que prescinde de la penetración y donde se subraya el placer de las mujeres consigo mismas. Algo que también está vinculado con el auge del feminismo en los últimos años. La reivindicación de los derechos de las mujeres, y de su cuerpo y su sexualidad, más allá de la mirada de los hombres. Un cambio necesario en la visión del placer femenino.

Por La Vanguardia y Clarín.

 


Link Noticia Original