El Laboratorio Interior - Halitus Instituto Médico - Líder en tratamientos de Fertilización asistida

Mundo Halitus

Inicio - Mundo Halitus - Artículos

Por: Admin-Halitus | 05/04/18

El Laboratorio Interior


Los seres humanos no nacemos para siempre el día en que nuestras madres nos alumbran: la vida nos obliga a parirnos a nosotros mismos una y otra vez.

Con sabiduría y mucha experiencia, con amorosa entrega y empatía, las páginas se transforman en puentes para acercarnos a lo que realmente es necesario aprender: sanar nuestras heridas del cuerpo y del alma, resignificar y no resistir, aceptar con vocación de fe, soltar el control para abrirnos al misterio que es la vida, dar y sentirse profundamente rico.

Las dificultades son nuestras maestras. Y a mayor dificultad, mayor enseñanza. No hay preparación ni conocimiento que pueda salvarnos de la ansiedad de enfrentar la amenaza y promesa de lo desconocido, el miedo al dolor, el riesgo de las decisiones o de tener que morir nuestra propia muerte.

No nos sanamos “estando preparados”, nos sanamos enfrentando. De eso se tratan las Nuevas historias para sanar que merecen ser contadas: relatos de seres que, al enfrentar situaciones límite, se aventuraron a parirse a sí mismos, trascendiendo las fronteras de la mentalidad ordinaria, tornándose extraordinarios al dibujar nuevos caminos de pensar, de percibir la realidad, de gestionar las emociones y encarar los desafíos que les presentó la vida. Si podemos vernos reflejados en ellas, descubriremos que es posible utilizar el sufrimiento como una puerta para transformarlo en un proceso creativo. Sus protagonistas nos muestran el milagro de haber accionado su laboratorio interior logrando la sanación de su historia personal, de sus vínculos; y algunos, hasta de una enfermedad considerada incurable para la medicina.

Mi deseo es que este libro sea motivador para la reflexión y la prevención – dice Stella Maris Maruso -. Una invitación a conocer y activar el potencial bioquímico del que todos disponemos para crear salud, a descubrir las preguntas que no son formuladas y las opciones de vida que no son exploradas, a aceptar lo peor para que empiece lo mejor, a prepararnos para morir y así estar listos para vivir con intensidad cada segundo, a elegir la paz en vez de la razón, a dejar de administrar mediocridad y transformar lo ordinario en extraordinario.