Aneyaculación: el enemigo silencioso de los hombres - Halitus Instituto Médico - Líder en tratamientos de Fertilización asistida

Mundo Halitus

Inicio - Mundo Halitus - En Los Medios

Por: Revista de la Salud | 20/03/15

Aneyaculación: el enemigo silencioso de los hombres


Muchos hombres padecen este trastorno que los frustra y complica su vida sexual. Pero tiene solución.

La aneyaculación es un trastorno sexual masculino que consiste en la imposibilidad o en la seria dificultad para producir la descarga seminal y corresponde a la etapa final de la respuesta sexual del hombre. Si bien puede aparecer a cualquier edad, es más frecuente entre los 30 y los 45 años.

Se suele padecer este problema por dos motivos, porque el varón que lo sufre no puede disfrutar de las relaciones sexuales y porque se compromete su futuro reproductivo. Este trastorno se manifiesta de diferentes maneras
• Aneyaculación primaria, cuando el varón nunca pudo lograr una eyaculación.
• Aneyaculación situacional, cuando el paciente puede lograr el climas sexual en ciertas situaciones (por ejemplo durante la auto estimulación, o con determinadas parejas o durante el sueño). En algunas inmunidades la eyaculación se produce retro grada mente dentro de la vejiga y allí se encuentran flotando en la orina espermatozoides que fueron expulsados hacia la cavidad vesical.

Por qué se presenta?

Las causas pueden ser orgánicas o emocionales. En el primer caso puede presentarse con diferentes patologías, padecimiento de diabetes, enfermedades del sistema nervioso que afectan plexos nerviosos pélvicos, secuelas de operaciones de próstata, tumores pelvianos y otras.

También tomar medicamentos como antidepresivos o amiprolactínicos pueden hacer que el hombre no perciba su propia excitación sexual y no pueda lograr estimulo suficiente como para eyacular.

Pero además, existen otras situaciones como la eyaculación sin orgasmo o el orgasmo sin eyaculación, que deben ser evaluados para identificar la presencia de trastornos emocionales asociados a la experiencia sexual. Por ejemplo, las personalidades obsesivas, las personas fóbicas, el miedo al embarazo o a la responsabilidad de tener hijos.

Diagnóstico y Tratamiento.

Aquellos pacientes cuya causa es orgánica es decir, que reside en una enfermedad crónica deben ser conscientes que lo más importante es el tratamiento médico de esa enfermedad, ya que entonces el problema eyaculatorio es solamente un síntoma.

En relación al tratamiento sexológico el profesional debe, luego de un exhaustivo análisis de los antecedentes del paciente realizar una evaluación de la función sexual y de los posibles efectos secundarios de los medicamentos que consume.

Los tratamientos consisten en brindar información acerca del funcionamiento sexual de la persona. Se indican ejercidos de de sensibilización para que los reflejos bloqueados se liberen, se trabaja en la adquisición de recursos y estrategias para mejorar la comunicación con la pareja o para poder conectarse de una forma mejor con la propia sexualidad. También se brindan novedosas técnicas sexuales para lograr mayor placer y para corregir conductas sexuales erróneas que todas las personas tienen.

Además, según los casos, se utilizan técnicas de PNL (programación neurolingüística) con el objeto de suprimir los estados de ansiedad y angustia que este trastorno le genera al paciente ya su pareja. En general duran un par de meses y se logra que se recobre su capacidad de eyacular.

¿Hay algo que el paciente pueda hacer por su cuenta?

Toda actividad que realice para tener una vida saludable influirá de forma positiva, sin que esto signifique que solo con estas medidas logrará su curación. Las hierbas medicinales y los yuyos no han mostrado eficacia por si solos en el tratamiento de este problema.

El acompañamiento.

En estos caso no funciona lo de “este problema es tuyo, no mío”, la consulta con la pareja es beneficiosa porque cada cual puede aportar información y además cambiar en el tratamiento sugerido por el profesional.

Esta problemática suele desconcertar mucho a la pareja e incluso al paciente mismo. En ocasiones ambos sienten que es una cuestión de química.

Además de la preocupación lógica por el tema de la salud de ese paciente, su parda puede sentirse desconcertada y hasta culpable por la situación ya que siente que no es suficientemente atractiva o que él tiene otra mujer. La situación se agrava en caso que estén deseando lograr un embarazo.

Un tratamiento de estas características es de abordaje múltiple, para trabajar todos los aspectos del problema, por eso lo llamarnos tratamiento psicosexual y conductual. La compitiera puede colaborar de muchas maneras y realmente aprender mucho.

Tiene solución

Los tratamientos consisten en brindar información acerca del funcionamiento sexual de la persona. Se indican ejercicios de desensibilización para que los reflejos bloqueados se liberen, se trabaja en la adquisición de recursos y estrategias para mejorar la comunicación con la pareja o para poder conectarse de una forma mejor con la propia sexualidad. También se brindan novedosas técnicas sexuales para lograr mayor placer y para corregir conductas sexuales erróneas que todas las personas tienen.